Páginas vistas en total

Entradas populares

lunes, 8 de octubre de 2018

Banda de música con capote.45 mm. Planos.Autor desconocido.


Grupo de figuras planas de buen grabado pero de sencillo acabado. Muchas piezas aún presentan las rebabas y están pintadas a tres tintas de forma ràpida y descuidada.
  El grabado es de calidad y sigue los cànones de las hojas de recortables de Paluzie o Hernando y está lleno de detalles.En esos tiempos habían muchos grabadores profesionales y era un oficio muy considerado y solicitado.
Por el estilo se ve que no son figuras de las más antiguas. Yo las situaría a finales del siglo XIX o principios del XX. En aquella época estaban en funcionamiento varios talleres de fundición de juguetes de estaño en Barcelona.La falta de catàlogos hace imposible su adjudicación segura pero bien pudieran ser de Lleonart o de Jiménez aunque son meras conjeturas.
  Se trata de un grupo económico de bajo coste , fundido y vendido pràcticamente tal y como sale del molde.Los soldados aún siguen unidos unidos por sus peanas junto a sus compañeros de molde.Pintados a tres tintas transparentes con anilinas sin ninguna delicadeza.
  Respecto a la pintura al alcohol barniz con anilinas que normalmente se generaliza como único método en los antiguos Ortelli creo que no es exacto. Efectivamente Ortelli uso este tipo de pinturas transparentes en algunas tintas como algunos azules,violetas o laca carmín pero en colores que precisaban ser más opacos como muchos blancos,amarillos o pardos utilizaba los esmaltes.


TEO.Húsares de Pavía.



TEO irrumpió con fuerza en el panorama del soldado de plomo español hacia 1930.Sus figuras a caballo en 50 m/m eran de un realismo sorprendente acrecentado por las cinco posiciones de la cabeza de los caballos excelentemente grabados.Esta primera incursión en la miniatura militar quizàs fué la definitiva pues es difícil encontrar otras piezas tan excelentes en toda la producción nacional.El problema radicó en que estas figuras de compleja elaboración resultaban demasiado caras como juguete en un momento en el cual aún no había suficiente demanda por parte de coleccionistas. Esto llevó a la efímera vida de la casa TEO y por consiguiente la rareza de estas figuras.
  Unas décadas más tarde empezó a fraguarse en Barcelona la futura Agrupación.La influencia de los TEO fué decisiva y aquellos pioneros como Bordas,Soler y sobre todo Almirall buscaban sin descanso en antiguas jugueterías las figuras de este fabricante.
  Teodoro Rodríguez, TEO, se inició como coleccionista y realizó una espectacular parada militar a base de figuras Casanellas en 45 mm transformadas cuyas vicisitudes ya hemos comentado en otra ocasión.Sin duda a TEO le gustaban las figuras estàticas en parada y probablemente pretendía mejorar lo que parecía inmejorable al realizar figuras de Caballería en parada de tamaño superior y de una riqueza sorprendente.
  Almirall gran coleccionista y que en 1961 fundò una industria de soldados de plomo de éxito internacional no sé separó del diseño TEO. De hecho en los inicios realizó copias,previo permiso de los herederos de la casa TEO,de los mismos caballos en 50 mm realizando así mismo figuras de la Escolta Real, cazadores,húsares de Pavía y Princesa,lanceros,guardia civil ...es decir réplicas de los TEO cuya comparativa ya se trató en su día en este mismo blog.
  Sin embargo cuando Almirall se pasó a los 54 mm ( realmente de tamaño mucho mayor a los TEO) sus figuras seguían siendo al estilo TEO pero en desfile. Los caballos Almirall tienen una morfología muy similar a los TEO, la manera de representar los ojos ,bocados y riendas también, la predilección por la pintura mate, las salpicaduras empleadas en los caballos blancos o tordos.Y lo mismo con los jinetes con la ausencia de vástagos,la manera de resolver el problema de los estribos....
  Sería redundante insistir en la excelencia de las figuras TEO y su influencia en el miniaturismo militar.Fué su punto de partida abandonando el clàsico modelo de soldado mazizo a la antigua y esas figuras que proporcionaron aire fresco en su día han permanecido en lo más alto a pesar del tiempo transcurrido y siguen siendo considerados como la cumbre del soldado de plomo en España.