Páginas vistas en total

Entradas populares

sábado, 16 de marzo de 2019

Eulogio 45 mm. Sección ametralladoras.



miércoles, 6 de marzo de 2019

Músicos.




La fabricación de soldadito de plomo se inició en España a principios del siglo XIX en Barcelona en los talleres creados por emigrantes italianos que introdujeron esta industria en nuestro país. Al inicio el soldado de plomo era plano. Bacciarini en sus primeros moldes barceloneses ya manifiesta una plena madurez de estilo y es de suponer que ya en el Norte de Italia había llegado la influencia de los talleres alemanes. Las primitivas figuras de Bacciarini y del taller de Ortelli están muy vinculadas a la imagineria de esa época divulgada a través de recortables, aleluyas o grabados. 
Las antiguas figuras del taller de Ortelli en gran parte grabadas por Bacciarini representaban a las tropas del rey de España Fernando VII una vez finalizada la invasión napoleónica. Especial atención merecieron las tropas de la Guardia Real  
Los músicos militares fueron ampliamente representados en aquella época tanto a pie como a caballo. Las bandas de música tienen un especial atractivo por su vistosidad y variabilidad al representar soldados con diferentes instrumentos musicales y siempre han sido el complemento perfecto para las amplias formaciones. 
Encontramos trompetas y tambores, bombos, instrumentos de viento y platillos así como preciosas versiones de los tambores mayores. 
Lleonart competidor directo en la segunda mitad del XIX de Ortelli y famoso por su gran Procesión de Corpus también realizó bandas de música algunas de ellas de Infantería con capote o guerrera también en figuras planas, otras con esclaviza durante la Guerra de África y músicos civiles que acompañaban a la Procesión. 
Se grabaron también moldes con monaguillos músicos tanto en la Procesión de Lleonart como en la de la Virgen de Montserrat de Carlo Ortelli. 


A finales del siglo XIX el soldadito de plomo empezó a evolucionar buscando la representación tridimensional y empezaron a desarrollarse nuevas técnicas de grabado. Se abandonó el tradicional molde de piedra imponiéndose el de bronce mucho más resistente para dar cabida al pleno bulto. En Barcelona inició la producción una figura capital en la historia del soldado de plomo en España, Eulogio González. En las antiguas fábricas de Pascual y Millet empezó grabando moldes en 54 mm de gran calidad destacando sus escultóricos caballos extra y su artillería de montaña. Eulogio posteriormente se independizó para trabajar individualmente con la ayuda de su hija Palmira. 
Paralelamente y también en Barcelona inició su actividad el taller de Baldomero Casanellas continuado después por su sobrino Capell ubicado cerca de la Sagrada Familia. Sus figuras eran 54 mm de un hermoso grabado destacando sus bandas de música y su representación de los Alabarderos de la Guardia Real que también tenían pídanos y tambores. 
La participación de ambos artistas fué capital para la creación de la División Llovera a la que pertenece esta banda de Infantería en 54 mm. 


Tanto Eulogio como Casanellas fabricaron figuras más pequeñas en 45 mm que tuvieron tan buena acogida que este formato se ha considerado como el más representativo del soldado de plomo español. En el catálogo La Guerra ( nombre comercial de los soldados Casanellas ) aparecen representadas bandas de música y Eulogio también las realizó con gran acierto como puede verse en esta banda a caballo perteneciente a la antigua colección Rowe. 
Otro destacado fabricante barcelonés en 45 mm quien también realizó músicos fué Angel Jiménez y también destacar la producción de Agustín Teixidó en la misma ciudad Condal. 


Con la irrupción breve pero magistral de Palomeque en Madrid terminó el monopolio de Barcelona. Pedro Palomeque gran entusiasta de la Historia militar, seguidor de los antiguos Álbumes del Conde de Clonard fué más allá y se propuso representar tropas predominantemente españolas de todas las épocas en 45 mm. 
La casa Palomeque de la calle Arenal de Madrid era un negocio familiar dedicado a la estamperia y a la imagineria religiosa. Durante un breve período de unos diesz años sin embargo comercializó soldaditos de plomo que se creaban en un taller a las afueras de Madrid en el pueblo de Leganés. Pedro Palomeque contrató a un grabador de origen filipino para realizar los moldes. Las figuras de Palomeque tienen un diseño ingenuo pero lleno de encanto en el más puro estilo del soldadito de juguete. Muchos de los detalles que no aparecían en el grabado eran añadidos con la cuidada decoración resultando un acabado fenomenal. Así mismo se utilizaba una aleación blanda con gran proporción de plomo para modelar las figuras adoptando variadas posturas. El taller de Palomeque era muy hábil en el montado y soldadura de las piezas añadiendo accesorios y múltiples tranformaciones. 
En la imagen una banda de música militar con su caja original de este período realizada por Palomeque. 
La historia del taller de Palomeque finalizó abrupta mente al iniciarse la guerra civil y hoy en día son una de las piezas más deseadas por los coleccionistas. 
Pese a su breve trayectoria en el taller de Palomeque se formaron algunos personajes que cogerían el testigo de la escuela madrileña. 


Durante la posguerra y en Madrid apareció otro fabricante cuya influencia fué decisiva en nuestra historia. Se trata de Joaquín Vázquez " Sánquez". Proveniente de una familia de antiguos grabadores de figuras ( su padre había trabajado por encargo para CBG Mignot grabando muchas de las figuras de los Plat d étain , inició su producción grabando una deliciosa serie de la Historia militar de España 30 mm en figuras planas decoradas magníficamente. Pero lo que realmente le proporcionaría prestigio y renombre fueros sus piezas a caballo entre el semibulto y la figura corpórea en 50 mm en actitud de desfile y pintadas delicadamente con pinturas mate. Fué tal el éxito de estas figuras que fueron imitadas con menor acierto por otros fabricantes como Pech Hermanos de Barcelona. Sin embargo los Sánquez originales no se prestan a confusión como estas piezas de su banda de música  
Otro destacado fabricante de los 45 mm madrileño fué Julio Castresana quién a partir de los moldes de Jiménez sumado a otros de creación propia realizó una producción amplísima y trabajó por encargo para destacados coleccionistas como Soler, Anglada o Martin González. 


En los años cincuenta con la creación de la Agrupación de miniaturistas militares de España tomó un gran impulso el miniaturismo militar. Uno de los personajes más decisivos en ese momento fué Almirall cuya producción fué inmensa principalmente en 54 mm realizando figuras con gran rigor histórico de todas las épocas y países. 
Otros fabricantes destacados de esa época fueron los Gutiérrez de Madrid padre e hijo, Vicente Juliá, Jesús Pérez Arias de Barcelona, y los valencianos Mallol y Comes,  entre otros. 
Todos ellos crearon formaciones con bandas de música. 


Con la llegada del plástico fueron pocos los fabricantes que realizaron bandas de música. Si exceptuamos los trompetas y tambores monumentales de Colom Baste, las bandas de música de Mariano Sotorres, los músicos circenses de Jecsan y algunos militares músicos de Aster poca cosa más hay. 
Siempre he lamentado que Agustín Teixidó que realizó esas preciosas figuras de desfile en 54 mm las cuales además llevan  brazos intercambiables no realizase la banda de música. Hubiera sido tan sencillo como crear un molde con los diferentes brazos para cada instrumento y montarlos en el soldado tipo. 










Arturo Llovera



El 26 de Octubre de 1980 falleció en Barcelona D. Arturo Llovera a los 91 años. 
A los 15 años ingresó en la Escuela Naval militar de donde salió a los pocos años con el grado de alférez de navío. Sin embargo exigencias familiares Le obligaron a renunciar a la carrera militar licenciados en Farmacia y Ciencias químicas. 
Al poco tiempo la campaña de Marruecos Le indujo a presentarse como voluntario en un regimiento de Regulares de caballería tomando parte en numerosas acciones y herido en una de ellas. 
Reinegrado de nuevo a la vida civil su pasión por la milicia Le hizo concebir el proyecto de reproducir en 54 mm una división completa de aquella época. Transcurrían los años veinte del siglo pasado y para lograr su empresa recurrió a los dos principales fabricantes del momento ; Eulogio González y Baldomero Casanellas, posteriormente continuado por su sobrino Capell. 
Está colección expuesta en el Tibidabo de Barcelona fué motivo de gran expectación durante la exposición nacional de Barcelona en 1929.
Con la proclamación de la República en 1931 se Le exigió que cambiase los colores de la bandera para adoptarlo a la insignia republicana incluyendo la faja morada. Llovera no acató estas recomendaciones retirando la colección de la sala donde estaba expuesta. 
Sus profundas convicciones monárquica fueron la causa de su detención por los anarquistas en los primeros días de la guerra civil y fué encarcelado en el castillo de Montjuich en Barcelona precisamente en la sala donde años después fué expuesta su colección. 
Por una providencial circunstancia pudo salvar su vida y recobrar la libertad pero debiendo vivir en la clandestinidad el resto de la guerra. A partir de entonces se dedicó plenamente al Socorro Blanco ayudando ayudando a numerosas personas. 
Siendo el plomo material de guerra, sus soldadito fueron afanosamente buscados para fundir los pero supo ocultarlos con éxito y en 1940 fieron de nuevo exhibidos en el Tibidabo  Explica Capell que a menudo iba a su taller para encargar nuevas piezas para reponer los múltiples robos decidiendo hacia 1950 retirarla. 
Al organizarse la Agrupación fué uno de los socios fundadores y durante quince años su tesorero. En 1974 pasó a ser bibliotecario y su primera acción fué donar las centenares de fotografías que había obtenido para documentarse para crear su División, los Reglamentos tácticos de su época y gran número de revistas y publicaciones de aquel período. 
Al inaugurarse el Museo Militar de Montjuich en Barcelona consideró que cederá al museo era la solución idónea para conservarla íntegramente y a la vez pudiera ser admirada por gran número de personas. Desde 1963 se instaló allí en 90 metros de vitrinas. 
Recientemente la colección fué trasladada del castillo de Montjuich de Barcelona al Castillo de San Fernando de Figueras donde se encuentra actualmente. 

martes, 5 de marzo de 2019

Castresana y el miniaturismo militar. 54 mm.



En los años cincuenta del siglo pasado se organizó en España la Agrupación de miniaturistas militares. En 1953 Almirall descubrió la existencia de una sociedad dedicada al coleccionismo de soldados de plomo con sede en París denominada" Société des collectioneurs de figurines historiques". 
Junto a otros aficionados como Bordas o Llovera decidieron funda una sociedad de estas características en nuestro país. 
Gracias a la Agrupación se pusieron en contacto grandes coleccionistas con objetivos comunes y unidos por su entusiasmo por los soldados de plomo y la Historia militar. 
La Agrupación contaba también como afiliados a importantes fabricantes y muchos de ellos espoleado por los artículos de uniformología que publicaba periódicamente el boletín trimestral de la Agrupación empezaron a fabricar verdaderas miniaturas militares. 


Castresana fabricante clásico de figuras en 45 mm a la antigua decidió realizar figuras en 54 mm más realistas y con una perfecta exactitud histórica. Representó mayoritariamente tropas españolas pero en ocasiones también de otros países como este soberbio granadero de la Guardia de Napoleón. 
Eulogio también realizó figuras tipo miniatura militar en tamaño extra usando sus moldes de 54 mm pero añadiendo más detalles y acabados consiguiendo unas preciosas y monumentales piezas. 
Las figuras de Castresana son de una gran calidad. Se sostienen con finas peanas de latón al estilo Almirall. En la parte oculta de la peana suelen llevar una etiqueta con el nombre de las unidades representadas y su época. Las cabezas se fundan aparte de los cuerpos y todos los accesorios con sables, fusiles o bayonetas están grabados con gran detalle. La pintura es una maravilla con hermosos colores mates para ropajes y carnaciones y esmaltadas para las partes brillantes como correajes.,botas o algunos cubrecabezas. 
A diferencia de otras miniaturas militares a menudo consideradas como superiores estos Castresana saben mantener el justo equilibrio entre sencillez y elegancia. Efectivamente las tintas son planas como tiene que ser en las figuras de bulto en los que será la luz quien se encargue de crear el modelado y darles volumen.